jueves, febrero 04, 2010

Elegante

Viajar con alguien que lleva una guitarra es una gran cosa. Abre puertas, paga cuentas y es una forma barata de armar un plan. En la terminal de ómnibus de la ciudad de Pasto, el hombre se puso a tocar unas chacareras. A lo lejos, nos miraba un negro inmenso. A raíz del carnaval, toda la ciudad -incluso la terminal- estaba bañada de talco, pintura y espuma, pero él se mantenía impecable. Quizá, nunca nadie se animó a tirarle nada sólo para no violar su pulcritud.

Al rato, cuando tomamos el colectivo, se acercó a nuestro asiento. Y preguntó.

-Eso que estaba tocando, ¿qué es?
-Es folclore argentino. ¿Le gustó?
-Claaaro, es bacano. Es elegante. Y a mí si hay algo que me gusta en esta vida son las cosas elegantes.

Etiquetas: ,

2 Comments:

Anonymous Lorena said...

Me los imagino a los dos ahí, meta chacareras, llenos de talco y pintura, pero elegantes... jaja!

6:16 p. m.  
Blogger Joice Barbosa said...

No sabia porque me gustaba tanto la chacarera.

9:41 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Google
WWW YOUR DOMAIN NAME