sábado, febrero 13, 2010

Madres


En Colombia, conocí a varias mujeres que no querían ser madre. O que sólo querían serlo de un hijo único. En casi 40 días de viaje, conocí chicas que se ligaron las trompas después del primer hijo, otras que se las ligaron sin ser madre y otras que me juraron que jamás en la vida tendrán uno y que se harían los abortos que sean necesarios para evitarlo.

De todas esas historias, me llamó la atención la de la chica que se ligó las trompas sin ser madre. Creo firmemente que cada quien debe hacer de su cuerpo lo que quiera. Pero me llamó la atención, más que la decisión de no ser madre, la firmeza de la postura. Porque no sólo tenés que estar segura hoy, sino también estar segura de que estarás segura en un futuro.

Yo no sé si quiero tener hijos. Pero estoy seguro de que no me haría una vasectomía. Será porque no soy tan valiente. O porque no tengo las cosas tan claras. O porque me gustaría pensar que hay posibilidad de dar marcha atrás si uno cambia de idea.

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger Joice Barbosa said...

Te cuento que existe la Vasovasostomía. A diferencia de las mujeres, en los hombres se puede revertir el proceso.

En las nuevas generaciones hay nuevas dimensiones de lo corpóreo que atraviesan a hombres y mujeres, reconstruyendo los significados del cuerpo como espacio de lo cultural, lo político, lo económico, en fin. No es serendipiti.

Creo que la decisión de la ligadura de trompas esta relacionada más con esas resignificaciones alrededor de la corporalidad femenina, que a su vez es consecuencia de nuevos roles y otra dimensión de lo femenino, de esta autodeterminación de ser mujer. En ese sentido creo que la decisión esta más cercana al hecho de ser “MujEr” y no, al de no ser madre. Esto es, estar segura de esa mujer que quieres ser.

5:35 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Google
WWW YOUR DOMAIN NAME